Cómo evitar que te pirateen el móvil
Seguridad

Cómo evitar que te pirateen el móvil

Guía básica contra virus y otras amenazas móviles. Para que no te timen. O para solucionarlo si ya has picado

Un conocido te envía un mensaje de Whatsapp con un enlace que parece ser de Spotify y que promete regalarte un año de suscripción gratuita a este servicio. Haces clic. Te piden rellenar una encuesta. Y te dicen que has ganado pero que, para que sea efectivo, debes enviar el mismo mensaje que recibiste a 30 de tus contactos. Algo te huele a timo. Buscas en Internet y compruebas que, efectivamente, la policía había alertado de ello en Twitter. Se trata de un caso de suplantación de identidad. ¿Y ahora qué? ¿Cierro todas las aplicaciones? ¿Apago el móvil? ¿Lo formateo? ¿Lo llevo a un especialista para que lo revise por si hay algún virus o software malicioso infiltrado?

Las dudas asaltan en esos momentos. Y la desesperación y el desconocimiento pueden apoderarse de nosotros. La historia narrada es real, sucedió la pasada semana, y es un caso de entre miles. Ahora no solo debemos preocuparnos por las amenazas de seguridad que enfrentan nuestros ordenadores sino también nuestros móviles, que no dejan de ser computadores en miniatura. Por si fuera poco, crece el número de ataques dirigidos específicamente a smartphones. ¿Cómo evitarlos? ¿Qué hacer si te han contagiado o lo sospechas?

Hablamos con Lorenzo Martínez Rodríguez, ingeniero informático especialista en ciberseguridad. Su empresa, Securízame.com, ha lanzado recientemente una certificación de ciberseguridad práctica especializada en respuesta ante incidentes y análisis forense digital, llamada IRCP. El experto nos da unas guías básicas para que no pequemos de incautos.

“Casi todas las amenazas móviles se basan en engañar al usuario y que tenga que hacer clic en algún punto”, comenta Martínez Rodríguez. Si bien señala que ha habido vulnerabilidades que se han usado de forma muy dirigida contra determinadas personas (cuenta el caso de un activista árabe pro derechos humanos al que enviaron un SMS con un enlace que comprometía el control de su smartphone solo con hacer clic), asegura que poco probable que se realicen estos ataques de forma masiva. El motivo es que, si esto se puede hacer, es porque el sistema operativo sufre una vulnerabilidad grave, que los fabricantes suelen corregir rápidamente con un parche de seguridad.

¿Cuáles son las amenazas más comunes y cómo prevenirlas?

 

Es un tipo de phishing (suplantación de identidad) que se realiza por mensaje de texto. En él incluyen algún mensaje atractivo como, por ejemplo, que has ganado un concurso y debes hacer clic en un enlace que lleva a una página que no es la que parece ser. El mensaje también puede llegar por otras vías como Whatsapp (el ejemplo más reciente lo tenemos con el timo de Spotify mencionado más arriba), por Messenger o por Skype. Ojo a quién aceptas como contacto, porque puede ser un bot.

Cómo prevenirlo. Para empezar, con un poco de sentido común. Nadie regala duros a pesetas. También es importante fijarse en la dirección del enlace. Así comprobaremos que no coincide exactamente con la del servicio original. Por ejemplo, en el caso de Spotify la URL no era “www.spotify.com” sino “www.spotify-us.com”.

Hemos visto también casos recurrentes, como el timo de la llamada perdida desde un número internacional muy largo, comenzado habitualmente por +2 o +3, que corresponde a un número de marcación premium de otro país. El timo se produce cuando el usuario devuelve la llamada, momento en que asume el coste de recargo de la comunicación.

Cómo prevenirlo. No devolver nunca la llamada a un número desconocido. Pero claro, puede ser algo importante, algún asunto de trabajo… quién sabe. Incluso puede parecer que nos llama otra persona, ya que es posible falsear el número de origen de la llamada. Martínez Rodríguez recomienda que, antes de marcar de vuelta, al menos deberíamos probar a añadir el número a Whatsapp para comprobar si es una persona real y establecer un contacto previo.

“En iPhone es más complicado, debido a las restricciones de Apple, pero en Android es el pan nuestro de cada día”, afirma el informático. Se refiere a la posibilidad de descargar aplicaciones fraudulentas, que solo permiten su instalación si el usuario da permiso a todo lo que estas requieren, aunque no tenga nada que ver con el fin de dicha app. Señala como maliciosa, por ejemplo, una aplicación que simulaba ser una linterna y que pedía permisos no relacionados con su funcionamiento. Entre dichos permisos suele estar acceder a la agenda de contactos, lo que puede derivar, por ejemplo, en que todos tus amigos de Facebook reciban enlaces virales en tu nombre.

Cómo prevenirlo. Si para su instalación una aplicación requiere de más permisos de lo que te dice el sentido común que necesita para cumplir con su función, desconfía.

Cuidado con las wifis públicas. “Te pueden hacer creer que te conectas a una página en concreto cuando en realidad te están llevando a otra distinta, y al pedirte tu usuario y contraseña se quedan con tus datos, o los interceptan si el proceso de autenticación no está cifrado”, comenta el experto. Por ejemplo, cualquiera puede ir a un aeropuerto y crear una red que se llame de forma similar a su wifi pública para que la gente se confíe y se conecte a ella.

Cómo prevenirlo. Lo más obvio es evitar este tipo de redes, por tentadoras que sean, a no ser que no haya más remedio. Siempre que sea posible, utilizar la propia tarifa de datos. Si no, una forma de acceder a estas redes sin los riesgos asociados es configurar un acceso VPN —servicio normalmente de pago— para que todo el tráfico vaya cifrado desde el teléfono hasta la red a la que está conectado.

Son programas maliciosos que se ejecutan dentro del dispositivo. Pueden replicarse en varias formas: de virus, de gusano, de ransomware… En el primer caso, una persona se contamina y el virus realiza acciones como enviar correos a todos los contactos de su agenda. En el segundo caso, el malware se aprovecha de un fallo en el sistema operativo y se replica a través de internet. En el tercero saca partido también de una vulnerabilidad o de una acción indebida por parte del usuario, por ejemplo, al abrir un archivo contaminado. El efecto es que cifra los ficheros de dispositivo y restringe el acceso al sistema para luego pedir a cambio un rescate para volver a habilitarlo. WannaCry, por ejemplo, se aprovechaba de un fallo de seguridad de Windows.

Cómo prevenirlo. Por una parte, es conveniente tener actualizados los sistemas operativos, ya que las actualizaciones a menudo incluyen parches, es decir, corrigen un problema que los hacía vulnerables. Por otra parte, el fundador de Securízame comenta que en ningún caso se debe rootear: romper ciertas medidas de seguridad que tiene el teléfono para, por ejemplo, poder instalar aplicaciones de pago sin tener que pasar por caja. “No merece la pena comprometer la seguridad del teléfono por 20 euros”, asegura. También recomienda instalar un antivirus o antimalware en teléfonos Android.

Qué hacer si tu móvil está infectado

En caso de haber picado en algún timo o de sospechar que tu teléfono tiene algún tipo de malware, el experto en ciberseguridad recomienda:

 Mantener la calma. No achacar un mal funcionamiento del dispositivo a que te está espiando el CNI. “Si has hecho clic en un enlace fraudulento pero no has proporcionado datos personales ni accedido a contraseñas, olvídate. Y, si lo has hecho, cambia inmediatamente de usuario y de contraseña”.

 Si el problema va a mayores, formatear. De manera preventiva, es más que aconsejable contar con una copia de respaldo del contenido del dispositivo para evitar perderlo en el formateo.

 Para quien no desee formatear el dispositivo, no sepa hacerlo o lo haya hecho sin éxito, la opción es recurrir a un profesional que revise el teléfono, ya que puede haber otras causas para el problema que el usuario está teniendo.

 

 

From: www.elpais.com

By Esther Paniagua

  FEELPCS
www.FEELPCS.com
In god we trust